Menu
Convoca Podemos Mover a Chiapas a  ayudar a damnificados por las lluvias

Convoca Podemos Mover a Chiapas a …

* En la zona de Pichucalc...

PRI,  como en  tortillería

PRI, como en tortillería

· Largas filas de aspiran...

Así va la  restauración  del museo de SC

Así va la restauración del museo …

Primera Edición. - Tuxtl...

Explotando a  asalariados tiene  casa en el mar

Explotando a asalariados tiene ca…

Redacción (Suceso Chiapas...

Manuel Velasco:  radiografía de un líder

Manuel Velasco: radiografía de un …

  Mario Caballero/Primer...

Tiene UNICACH vínculos  internacionales: Rector

Tiene UNICACH vínculos internacion…

Primera Edición. - Tuxtl...

No están solas, afirma el  alcalde a mujeres tuxtlecas

No están solas, afirma el alcalde …

· Castigos más severos y ...

Tras sismo, transparencia  en la reconstrucción: Velasco

Tras sismo, transparencia en la re…

· Se reúne el mandatario ...

Mujeres líderes de San Cristóbal ofrecen Comida de Unidad a Enoc Hernández

Mujeres líderes de San Cristóbal of…

* Mi mayor compromiso es ...

Podemos Mover a Chiapas ratifica  a Enoc Hernández para Gobernador

Podemos Mover a Chiapas ratifica a…

* La Comisión Política Es...

Prev Next
Angel Mario Ksheratto

Angel Mario Ksheratto

Pedir perdón

José Antonio Aguilar Bodegas esboza su futuro político; entreverado en la idea de mantenerse dentro de las filas del PRI o buscar una alternativa que le abra las puertas a una eventual candidatura al gobierno de Chiapas, asume que le es complicado cambiarse de colores, de siglas. Pero la decepción que dice tener de la actual dirigencia del que otrora fuera el partido fuerte de México, le obliga a conjeturar sobre su futuro inmediato, aunque sí, aclara y confirma su pronto alejamiento del gabinete de Manuel Velasco Coello, para buscar el voto popular.

“El PRI de Chiapas, ya no es lo que fue”, dice y confía en que, de darse un proceso interno democrático, pueda ese partido, revertir sus actuales circunstancias para llegar al 2018, empoderado y con altas posibilidades de recuperar, de manera directa, la gubernatura de Chiapas, cedida por alianza al PVEM en el 2012.

En una larga entrevista, el secretario del Campo habla de los logros de la dependencia a su cargo; de cómo se han solucionado gravísimos problemas en el agro y la ganadería y cuáles han sido los programas cuyos resultados, han reconvertido las pérdidas en ganancias, pese a múltiples factores en contra, derivados del mercado nacional e internacional.

Para el exsenador, Chiapas está en condiciones óptimas para abastecer, incluso, al mercado asiático, que, a juicio suyo, tiene estándares muy altos de calidad y exigencias estrictas en torno a los productos que importan. Todo ello, explica, gracias a la serie de medidas en diversas materias que se han tomado para fortalecer la productividad en la entidad.

“Me consta que éste gobierno ha creado una conciencia de conservación extraordinaria, trabajando en las escuelas, lo que nos ha permitido ver en el ámbito general, una respuesta positiva de la sociedad”, afirma al referirse a los programas que en materia de ecología y cuidado del medio ambiente se han llevado a cabo desde la dependencia a su cargo.

Revela que el año pasado fue complicada la relación de los gobiernos federal y estatal, derivada de la reforma educativa; todos los problemas generados por la federación deben ser atendibles por la federación, asegura y confía en que el trato de ésta hacia Chiapas cambie para un bien común.

—Hay aspectos de orden en los que se tiene mucho que trabajar y que están íntimamente ligados a diversas desigualdades y desatención a grandes problemas sociales; en ese sentido, el tema económico, el de la atención, la seguridad y la justicia, el agrario, las luchas sociales, todo ello debe integrarse y sumarlos al avance que se ha generado —abunda—.

 

—Desde hace mucho tiempo, el sistema partidista en México se ha desmoronado; en Chiapas, ni se diga. Prácticamente no existen los partidos políticos… ¿Cómo se insertará Josean en una carrera para la gubernatura en esas condiciones?

—Yo he tenido una carrera política muy intensa en el PRI, pero hoy veo con preocupación que el PRI en Chiapas, no es lo que fue; hay una indiscutible división de opiniones de lo que el partido está haciendo. Yo estoy poniendo a consideración y estoy analizando conmigo mismo mis propias posibilidades y potencialidades de participación…

Estoy a poco tiempo de que esto tenga que tener una definición, porque no son temas que se puedan mantener en el éter. Yo no aspiro; debemos tener el interés y el compromiso de participar para que las cosas sean..

Confieso que me he sentido muy decepcionado de los que hoy son las trayectorias partidistas, los intereses tan mezclados entre la política y los negocios, la falta de interés y una verdadera vocación de servicio. Yo sí estoy con la firme intención y convicción de que debo participar.

—¿Para la gubernatura?

—Por supuesto. Para la gubernatura.

—¿Independiente? ¿Por el PRI?

—En éste tema están viviéndose tiempos... Hace 20 años se antojaba imposible pasarse de un partido a otro… Yo me resisto mucho a ello. Creo que todos los tiempos son muy buenos y creo que ésta época tiene cosas sumamente positivas. Lo primero que tenemos que hacer es un gran esfuerzo, los políticos, para transformar, de inmediato, la desconfianza, la desilusión, el demérito, la bajísima calificación que la sociedad tiene a nuestro actuar y compromisos.

 

—¿Es posible rescatar la credibilidad de la sociedad en los partidos y los políticos?

—Yo creo que sí. Si no lo rescatamos, la función del gobierno pierde toda su capacidad de servicio y transformación. Una sociedad que no cree en un gobierno porque está dirigido por políticos corruptos, irresponsables, cínicos y abusivos, no cumple con su cometido. La sociedad puede dar el beneficio de la duda, pero nosotros (los políticos) somos los que tenemos que reconocer lo mal hecho, pedir perdón y abocarnos a que estas cosas cambien… Pero que cambien.

 

 

Artículo Único Por: Ángel Mario Ksheratto

El alegato por la unificación de diversas fuerzas políticas para las elecciones de julio del 2018, además de ocioso, es insustancial. Pueril, para decirlo de otra forma. La argumentación de la izquierda y la derecha que buscan asociarse es terriblemente bofa: “sacar al PRI de Los Pinos”.

La contraparte interna de la descarnada izquierda —que representa al fanatismo extremo— cree que el propósito de fondo es cerrar el paso a quien encabeza la corriente populista, tendencia a la que se aferran Trump, en Estados Unidos y Maduro, en Venezuela.

En la derecha las cosas no pintan mejor; el encono interno ha llevado al PAN a confrontaciones nunca vistas, de tal forma que no se avizoran declinaciones para por lo menos, garantizar la unidad al interior del partido que tuvo 12 años para cambiar al país y fracasó. De ello dan cuenta los resultados electorales del Estado de México donde cayó hasta el cuarto lugar.

En un contexto de ambiciones muy personales, confrontaciones grupales, acusaciones al vapor y otras cuestiones que develan el bajo nivel político de los actores a la vista, podemos preguntarnos quién podría ser el candidato de una alianza entre el PRD y el PAN. ¿Margarita Zavala de Calderón? ¿Miguel Ángel Mancera? ¿Rafael Moreno Valle? ¿Silvano Aureoles? ¿Ricardo Anaya Cortés? ¿Graco Ramírez?

A nivel de militancias, es dudoso que un panista vote por un perredista, o al revés. Las bases, adoctrinadas o no, suelen ser más leales a la ideología de su partido y son los que, por lo regular, diferencian su voto, lo que podría derivar en votos duros para el PRI y MORENA, los objetivos a vencer… Aparentemente.

Por otro lado, de lograr la conformación del llamado “Frente Amplio Opositor”, habrán de construir una plataforma política conjunta que incluya temas controversiales como, por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo sexo, aborto y reformas estratégicas en materia de educación y energéticos que, el PAN impulsa y el PRD, rechaza. ¿Cómo ponerlos de acuerdo?

Recordemos que los políticos mexicanos no se rigen por la lógica, la retórica y la dialéctica, sino por intereses mezquinos. Ello adelanta enfrentamientos insulsos que, muy probablemente, terminen con la pretensión que hoy están impulsando. No veo a ninguno de los aspirantes de ambos partidos, declinando entre sí para fortalecer un proyecto colectivo.

Llama la atención que hace apenas unas semanas, Andrés Manuel López Obrador recurrió a la presión y amenaza para convencer al PRD de aliarse a su partido para garantizar el triunfo de MORENA en el EDOMEX; hoy, es lo contrario: el PRD insiste en que sea AMLO el que se una al FAO, obteniendo rotundos y reiterados “no” por respuesta.

De lograrse, supondría un alivio para el PRI, puesto que, numéricamente, una alianza de esa naturaleza debilitaría al candidato de MORENA, que, a decir verdad, no tiene un proyecto de nación viable. Su discurso se ha fortalecido en la diatriba, el insulto, la terquedad. Es decir, la sociedad PAN-PRD, tiene como objetivo principal, derrotar “democráticamente” al mesías populista en que se ha convertido López Obrador.

Decir que la atípica unión entre la izquierda y la derecha es para “frenar” al dueño de MORENA, es dar mucho crédito a la antítesis del político contemporáneo. El tabasqueño se destruye solo. Lo ha demostrado en elecciones pasadas. Principalmente porque carece de un discurso convincente, lo que ha constituido el antídoto en contra suya. Eso sí, tiene tamaña bocaza.

¿Cuenta esa alianza para Chiapas? Aquí, el PAN y el PRD, son solamente siglas. Con una militancia disminuida y dirigencias espurias, solo han servido como satélites del satélite del PRI. Desde el sexenio de Pablo Abner Salazar, el sistema partidista chiapaneco desapareció por completo, convirtiéndolos en adoradores permanentes del Ejecutivo. 

No obstante, los nombres que pululan en busca de la nominación podrían hacer la diferencia, aunque, a decir verdad, ninguno garantiza nada para los chiapanecos. Con un discurso pobre, una actitud soberbia y absoluta ignorancia sobre las urgentes necesidades de Chiapas, pretenden una candidatura —por el partido que sea—, lo cual vuelve a arrastrar al electorado a la decisión de siempre: votar por el menos malo.

El fruto de esa alianza, pinta para ser, en este año electoral, fuente de venganzas, traiciones, deslealtades y confrontaciones y más mentiras. Mientras, el país se desmorona.

Artículo Único Por: Ángel Mario Ksheratto

Hace unos días, alguien me dijo que las campañas electorales se ganan “con buenos y 
malos”. Tal percepción choca con la pretensión de alcanzar elecciones verdaderamente democráticas, puesto que ésta debe pasar, obligadamente, por la legitimidad de sus actores, más allá de las exigencias morales y éticas a tomarse en cuenta en el momento de decidir quién o quiénes pueden ser parte de una agrupación que busca el poder mediante el sufragio. Es lo idóneo, según los estándares.

Lo contrario es restar credibilidad al ya demacrado sistema electoral del país, pero más, a los partidos políticos que hoy por hoy, son solo siglas cuyo principal distintivo ha sido la corrupción, el avasallamiento social y la indiferencia absolutista en temas que deben ser atendidos por el bien de México.

En una democracia, los “malos” deben estar en la cárcel o cuando menos, marginados de toda acción que tenga como fin, lograr el bienestar de los ciudadanos. Permitir su inclusión para efectos electorales es corromper tales procesos. Es permitir el continuismo de la impunidad y las malas prácticas en el ejercicio del poder que ha llevado al país a la profunda crisis —en todos los sentidos—, de la que no saldrá hasta que quienes le han hecho daño, paguen lo justo.

Lo anterior viene a colación porque el fin de semana, un personaje de oscuro pasado firmó una especie de “acuerdo de unidad” con el virtual candidato de MORENA a la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador.

Lino Korrodi surgió en el escenario político durante la campaña del expresidente Vicente Fox Quesada, al frente de una organización llamada “Amigos de Fox”.

Bajo ese nombre recaudó decenas de millones de pesos para financiar la campaña del panista, de tal manera que el entonces IFE, debió multar al Partido Acción Nacional con millonarias cantidades tras confirmarse que se rebasaron los topes de gastos establecidos legalmente. A raíz de ello, Korrodi y Fox, terminaron peleados.

En su momento, López Obrador, que fungía como jefe del desaparecido Distrito Federal, opinó que no era suficiente la sanción económica, exigió cárcel para el principal financista del candidato del PAN y sugirió la renuncia del ya presidente en funciones, a quien acusó de haber incurrido en un fraude electoral. No fue sino cuando el operador financiero y el presidente (por presiones de la todopoderosa ex primera consorte; Marha Sahagún) pelearon, que los ataques de AMLO contra Lino Korrodi, cesaron.

Y el último, se unió a la campaña contra el desafuero de López Obrador que promovía Vicente desde Los Pinos, derivado de la desobediencia del gobernante de la ahora Ciudad de México, a una determinación judicial por el despojo de un predio a un particular.

Ya antes, en la década de los 90’s, Korrodi y López Obrador habían tenido algunos encuentros; cuenta el mismo empresario tamaulipeco que, siendo candidato a la gubernatura de Tabasco, AMLO pidió la intervención del expresidente para financiar su campaña frente a Roberto Madrazo, quien finalmente, ganó la gubernatura de ese estado.

La adhesión del Korrodi es un claro indicio que el dueño de MORENA busca ganar la elección con más “malos” que “buenos”, lo que es lo mismo, alcanzar el poder por el poder, no para sacar a México de la crisis.

Curiosamente, muchos foxistas y orquestadores de fraudes electorales de escándalo, son los que ahora componen su planilla de “salvadores”:

Manuel Bartlett, orquestador del megafraude de 1988 que llevó a la presidencia de la república a Carlos Salinas de Gortari, elección que ganó, legalmente, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Alfonso Romo, también financista de las campañas de Fox y Felipe Calderón, a quien se le señala de haber corrido con los gastos del fraude que obligó a AMLO a declararse “presidente legítimo”.

Fernando González, reconocido mapache del PRI, experto en elaborar fraudes electorales, yerno de Elba Esther Gordillo; Alfonso Durazo, exsecretario particular de Vicente Fox, acusado de presionar a las autoridades del IFE para alterar boletas en el año 2006, a favor de Calderón Hinojosa. La lista de malosos es larga, muy larga.

Todo ello arrastra al electorado a la desconfianza. Puede que AMLO sea buen prospecto, pero la gente de la que se rodea no goza de ninguna credibilidad. Puede que AMLO sea bienintencionado, pero sus asesores y financistas, no son confiables… 

 

Artículo Único Por: Ángel Mario Ksheratto

“Ángeles” y “Leticia”, son dos personajes a quienes no pocos políticos locales conocen. Sus 
servicios son frecuentemente requeridos para obtener el poder, retenerlo o ya sea aumentarlo, dependiendo de las circunstancias.

La secrecía con que las dos mujeres se movían fue rota por una de sus asiduas visitantes, quien se ha ofrecido como enlace entre éstas y todo aquel que requiera ayuda extra para cumplir sus ambiciones políticas.

La práctica de la santería, el espiritismo y la bujería por parte de políticos, no es nuevo; por lo tanto, no extraña que muchos recurran al oscurantismo para lograr sus objetivos, aun cuando finjan ser escépticos e incluso, no tengan ninguna creencia o profesen fe alguna. 

Las revelaciones sobre esa parte “secreta” de muchos de éstos, no las ha hecho un brujo resentido o un espiritista caído en desgracia; se intensificaron en los últimos días a raíz del escándalo desatado por la diputada priísta María de Jesús Olvera Jiménez, quien no ha tenido empacho en utilizar cierta información relacionada con ese tema, para enviar mensajes tenebrosos a quienes le den la espalda en estos momentos en que sus intereses personales están en grave riesgo.

Y es que ha sido ella quien ha seducido a varios políticos para entrar al ruedo de la brujería, algunos de los cuales, por cierto, no solo han accedido para reforzar su poder, sino también para tener suerte en el amor, la lotería y otras cuestiones íntimas. 

“Ángeles” y “Leticia”, son dos mujeres que se dedican ese tipo de “trabajos”; vive una en Chiapas y la segunda, en Sinaloa, hasta donde Olvera viaja a menudo, ya sea sola o acompañada de algún político sediento de ayuda “espiritual”. 

Por tratarse de una cuestión ligada al satanismo, los practicantes suelen exigir absoluta discreción. Su práctica es vista con recelo y acarrea desde burlas hasta condenas severas, debido a que, en la actualidad, recurrir a chamanes es sinónimo de ignorancia, incultura y naquez incontestable, por decir lo menos.

Sin embargo, la diputada Olvera, ha roto las reglas para presionar y escapar de un posible desafuero por los delitos cometidos.

Por ello, a allegados y asistentes de sus protectores en altos cargos públicos, les ha dado a conocer el mensaje para que a su vez, lo hagan llegar a sus jefes: “Dile que las sacerdotisas Ángeles y Leticia, ya me ofrecieron toda su ayuda espiritual…”, cuentan que ha dicho una y otra vez en los últimos días, ya sea por teléfono o personalmente, toda vez que sus protectores se han hecho los desentendidos y no han salido a apoyarla para salir del embrollo. 

Entre los políticos a quienes ha enviado sendos mensajes figuran senadores, diputados y funcionarios, pero con quien no se anduvo con rodeos, cuenta una fuente, fue con su dirigente nacional, Carlos Aceves Olmos, a quien llevó desde Chiapas a Ángeles y desde Sinaloa a Leticia, quienes entregaron al vetusto líder cetemista, amuletos y rosacruces para garantizarle poder y dinero.

Aceves Olmos, aseguran, no ha querido recibir a Olvera y ha buscado presionar por distintos medios, para que la diputada, lance la convocatoria interna y se dé el cambio de dirigencia en la CTM de Chiapas.

Acostumbrada a abusar y hacer lo que la gana le da, la siniestra legisladora intenta utilizar información sensible para sostenerse en un cargo que podría perder, en virtud de la acumulación de pruebas en su contra en una serie de delitos y porque no ha podido explicar la existencia de dos actas de nacimiento con su nombre, en dos estados diferentes.

Consultar brujos para pedir su ayuda, intercesión, protección o lo que se les antoje a los políticos, no es delito; es más, forma parte de su vida privada. Pero cuando dicha actividad influye en el quehacer público y sirve de instrumento para obstruir la justicia y robustecer la impunidad, se vuelve cosa pública y requiere de explicaciones concretas.

En primer lugar, para saber si los recursos para el pago de charlatanes, se hizo con peculio propio o fue sustraído del erario; en segundo, para entender las razones por las que la diputada Olvera, goza de protección e impunidad a pesar de la ola de actos delictivos en que ha incurrido. 

Recordemos que en Quintana Roo, una exdiputada fue llevada a los Tribunales por haber demandado a un brujo bajo la acusación de fraude; los “milagros” y “protección” que prometió a la diputada, obviamente, no se cumplieron. En las investigaciones contra el santero, se descubrió que la diputada pagó a éste con dinero del pueblo… Ojalá, aquí, no sea así. ¡Fuera el fuero para Olvera! Todos estamos con Silvano Bautista.

Suscribirse a este canal RSS
Info for bonus Review bet365 here.