Menu
Convoca Podemos Mover a Chiapas a  ayudar a damnificados por las lluvias

Convoca Podemos Mover a Chiapas a …

* En la zona de Pichucalc...

PRI,  como en  tortillería

PRI, como en tortillería

· Largas filas de aspiran...

Así va la  restauración  del museo de SC

Así va la restauración del museo …

Primera Edición. - Tuxtl...

Explotando a  asalariados tiene  casa en el mar

Explotando a asalariados tiene ca…

Redacción (Suceso Chiapas...

Manuel Velasco:  radiografía de un líder

Manuel Velasco: radiografía de un …

  Mario Caballero/Primer...

Tiene UNICACH vínculos  internacionales: Rector

Tiene UNICACH vínculos internacion…

Primera Edición. - Tuxtl...

No están solas, afirma el  alcalde a mujeres tuxtlecas

No están solas, afirma el alcalde …

· Castigos más severos y ...

Tras sismo, transparencia  en la reconstrucción: Velasco

Tras sismo, transparencia en la re…

· Se reúne el mandatario ...

Mujeres líderes de San Cristóbal ofrecen Comida de Unidad a Enoc Hernández

Mujeres líderes de San Cristóbal of…

* Mi mayor compromiso es ...

Podemos Mover a Chiapas ratifica  a Enoc Hernández para Gobernador

Podemos Mover a Chiapas ratifica a…

* La Comisión Política Es...

Prev Next

De los editores: El fiscal Raciel López Salazar

De los editores:  El fiscal Raciel López Salazar

Una mañana del invierno de 1932, los vecinos de la casa marcada con el número 17 de la avenida Insurgentes, de la ciudad de México, llamaron a la policía porque del interior emanaba un fétido olor. A los pocos minutos los gendarmes hicieron acto de presencia, pero al entrar a la casa se hallaron con un cuadro dantesco, macabro:

El cadáver de la señorita Paulina Enriqueta Aznar, propietaria de la mansión, yacía en su recámara. Los estudios periciales revelaron que había sido asesinada por lo menos tres días antes por golpes infligidos con un tubo.

Más preocupada por la presión social dada la alcurnia de la señorita Aznar, la policía emprendió rápidas investigaciones y capturó a los asesinos. Se trataba de tres individuos cuyos antecedentes, decían las indagatorias ministeriales, los identificaban como delincuentes de alta peligrosidad.

Dos de ellos fueron confinados en las mazmorras de Lecumberri y el otro, considerado el más sanguinario, sería llevado al penal de Las Islas Marías.

Sin embargo, justamente cuando era trasladado a Las Islas Marías, el uniformado que iba sentado junto a él en el vehículo, con su arma oficial le dio un tiro en la garganta que lo mató instantáneamente. Luego bajaron el cadáver del torvo asesino para simular que había pretendido huir, por lo que había sido obligado dispararle.

Con la aplicación de la ley fuga al asesino de la señorita Aznar, el expediente se cerró.

En Chiapas, en gobiernos tormentosos como los de Absalón Castellanos Domínguez y Pablo Salazar Mendiguchía, fue vox pópuli que el empleo de tácticas nada ortodoxas en el combate a la delincuencia se volvió recurrente.

¿Quién no recuerda, por ejemplo, a aquel legendario policía llamado Eduardo Rivera Barrios que en el episodio borrascoso del noble general gozó de fama, poder e impunidad?

¿O a Ignacio Flores Montiel, que comandaba en Chiapas una policía tan temible como la Gestapo en Alemania, presuntamente implicado en la matanza de los homosexuales y encarcelado en el gobierno de Sabines?

Más allá de esos pasajes que parecieran recogidos de una novela policíaca al más puro estilo de la dama del terror Agatha Christie, tenemos que admitir que el sistema policíaco en Chiapas falló en otras épocas en su enorme tarea de garantizar la vida y el patrimonio de los ciudadanos, porque las corporaciones estuvieron atrapadas en las sospechas, en la burocracia y en los abusos de poder. -

Hoy, gracias a Dios, contamos con policías preparadas científicamente en los más altos estándares para la persecución del delito. Y en la fiscalía de Chiapas, los ciudadanos y las familias tenemos en el abogado Raciel López Salazar a un fiscal que ha humanizado el ejercicio, la administración y la aplicación de la ley.

La impunidad, con el abogado López Salazar, recibió hace mucho los santos óleos. -

Si bien ni la ciudad más segura del mundo que es Luxemburgo se escapa por lo menos de robos comunes, la aptitud y el interés del fiscal López Salazar en la seguridad de los chiapanecos han quedado probados, pero sobre todo en los casos que más han conmocionado a la sociedad como lo fueron el del hotel Troya, el año pasado, y el más reciente, el lamentable crimen de la joven Gloria Castañón Balcázar. –

Ambos hechos son dolorosos y repudiables, pero desde luego no se circunscriben a un escenario tremebundo de criminalidad como, perversamente, se ha tratado de aparentar en las nefastas redes sociales.

No se vale alimentar el morbo para satanizar la función policial o colgarle entuertos a un hombre (López Salazar), que ha desempeñado un trabajo honesto, eficiente y sin mácula de sospechas.

Los chiapanecos debemos estar agradecidos que tenemos a un fiscal y cuerpos policíacos que trabajan con enorme responsabilidad y diligencia mientras ustedes y nosotros dormimos. No por algo Chiapas y Tuxtla Gutiérrez son los lugares más seguros para vivir, trabajar y divertirse.

Deja un comentario

Primera Edicion Chiapas no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Primera Edicion Chiapas se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

volver arriba
Info for bonus Review bet365 here.