Menu
Convoca Podemos Mover a Chiapas a  ayudar a damnificados por las lluvias

Convoca Podemos Mover a Chiapas a …

* En la zona de Pichucalc...

PRI,  como en  tortillería

PRI, como en tortillería

· Largas filas de aspiran...

Así va la  restauración  del museo de SC

Así va la restauración del museo …

Primera Edición. - Tuxtl...

Explotando a  asalariados tiene  casa en el mar

Explotando a asalariados tiene ca…

Redacción (Suceso Chiapas...

Manuel Velasco:  radiografía de un líder

Manuel Velasco: radiografía de un …

  Mario Caballero/Primer...

Tiene UNICACH vínculos  internacionales: Rector

Tiene UNICACH vínculos internacion…

Primera Edición. - Tuxtl...

No están solas, afirma el  alcalde a mujeres tuxtlecas

No están solas, afirma el alcalde …

· Castigos más severos y ...

Tras sismo, transparencia  en la reconstrucción: Velasco

Tras sismo, transparencia en la re…

· Se reúne el mandatario ...

Mujeres líderes de San Cristóbal ofrecen Comida de Unidad a Enoc Hernández

Mujeres líderes de San Cristóbal of…

* Mi mayor compromiso es ...

Podemos Mover a Chiapas ratifica  a Enoc Hernández para Gobernador

Podemos Mover a Chiapas ratifica a…

* La Comisión Política Es...

Prev Next

De los editores

De los editores

Parranda política

Lunas atrás sólo fuimos testigos de la intolerancia, del sectarismo, de los abusos de poder, de las complicidades y de la corrupción que se enquistó en todos los niveles de gobierno; del atropello como una forma de hacer política.

Por eso Chiapas era en el escenario mundial un estado bronco y primitivo. Aquí se sabía más de Marcos y la guerrilla, de las luchas por la tierra, de las sangrientas disputas fratricidas y, en resumen, de un statu quo contaminado de violencia, de odio y de rencor.

Ocho gobernadores –cuatro interinos y cuatro constitucionales- de la época reciente convirtieron el desempeño del poder en una parranda política que fracturó el tejido social hasta hacerlo trizas. El surrealismo se impuso a la realidad.

El atraso colectivo se ensanchó. La pobreza cabalgó como un jinete apocalíptico junto a la inseguridad en las ciudades y el crimen en los surcos.

La jurisprudencia sirvió no para mantener la equidad legal entre los ciudadanos y promover así un ambiente de paz y gobernabilidad en los pueblos, sino para la consumación de caprichos políticos, el desfogue de rencores personales y la persecución judicial como herramienta favorita de quienes detentaron el poder.

Por eso cientos de chiapanecos inocentes, sobre todo líderes sociales y defensores de los derechos humanos, fueron confinados a lúgubres mazmorras.

En la antítesis, la sociedad vio aterrada cómo la connivencia parió y lactó a basiliscos horrorosos que se solazaron en la locura disfrutando, con desbordado e infame placer, el sufrimiento ajeno. Se deleitaron en la crueldad como lo hicieron en su momento Rasputín (el monje loco); Calígula, Nerón o más recientemente Slobodan Milosevic, el maniático carnicero de los Balcanes.

Así surgieron sujetos como Eduardo Rivera Barrios, en con el general Castellanos; Ignacio Flores Montiel con José Patrocinio González Garrido; Uriel Járquin Gálvez con Eduardo Robledo Rincón cuya impunidad llegó hasta el mandato interino de Julio César Ruiz Ferro; Milton Escobar Castillejos y Mariano Herrán Salvatti con Salazar.

Nemesio Ponce Sánchez, los Gamboa Borraz, James Gómez Montes, Yassir Vázquez Hernández, alias Yassir el pequeño; Felipe Granda Pastrana, Mauricio Perkins Cardoso, fueron los más notables integrantes de la cofradía que significó el sabinato de 2006 a 2012. Y todavía la justicia tiene cuentas pendientes con ellos.

La justicia y ellos todavía habrán de comerse un pollito porque, aunque a veces tarda, la justicia siempre llega para poner en su lugar a los sinvergüenzas y pillos.

Hoy, si bien no estamos en un lecho de rosas porque hemos heredado pobreza, deuda y corrupción de gobiernos insensibles a las demandas sociales, avanzamos en temas primigenios como la seguridad. Las inversiones fluyen y el diálogo y la tolerancia han marcado las directrices de gobierno sin renunciar a la aplicación de la ley. –

Deja un comentario

Primera Edicion Chiapas no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Primera Edicion Chiapas se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

volver arriba
Info for bonus Review bet365 here.