Menu
Descubren  aquí mafia  de taxistas

Descubren aquí mafia de taxistas

· Asaltan, agreden e incl...

Que Dios  me perdone:  alcalde de  Zinacatán

Que Dios me perdone: alcalde de …

Zinacantán, Chiapas; 21 n...

Para Mover a Chiapas, primero es  el proyecto y después el candidato

Para Mover a Chiapas, primero es e…

• La prioridad es diseñar...

Dos detenidos;  llevaban 8 kg de droga

Dos detenidos; llevaban 8 kg de dr…

· Es importante destacar ...

Chofer muere  Aplastado

Chofer muere Aplastado

· Una persona muerta y cu...

Asaltan a abuelita  saliendo del banco

Asaltan a abuelita saliendo del ba…

· Asaltan a mujer de la t...

SÓLO PARA ENTERADOS

SÓLO PARA ENTERADOS

Húbert Ochoa (Twitter: @h...

Sin gafete

Sin gafete

Por: Isabel Arvide EL CO...

Seguir sabiduría de  nuestros mayores: Nazar

Seguir sabiduría de nuestros mayor…

Primera Edición. - Tuxtl...

Terremotos evidenciaron  condiciones de las familias

Terremotos evidenciaron condicione…

· Urgente poner en marcha...

Prev Next

Ruby Akemy: el día en que un cuchillo acabó con sus sueños

Ruby Akemy: el día en que un cuchillo acabó con sus sueños

·         Han pasado 5 años del brutal crimen y al asesino se lo tragó la tierra

La vida de la familia Rojas Komukai se hizo pedazos la mañana del viernes 18 de marzo de 2011. A las 7:30 aproximadamente, mientras los mayores se preparaban para ir al trabajo o los niños a la escuela, irrumpió a su domicilio violentamente un sujeto y mató brutalmente a una de sus integrantes.

            Ruby Akemi Rojas Komukai era una chica alegre y emprendedora. Con una sonrisa hermosa como las flores en primavera, ojos pequeños muy expresivos y rostro angelical.

Hablaba a sus padres y hermanos de sus planes, de ver crecer a su hija y darle una buena educación. Se desempeñaba como directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del ayuntamiento de Escuintla, en la costa de Chiapas. Siempre atenta y diligente con sus semejantes. Tenía 28 años de edad. Llena de ilusiones y de esperanzas.

            Pero a pesar de aquellas virtudes que en todo el pueblo conocían de Ruby, ella cometió un lapsus (resbalón o error involuntario): enredarse sentimentalmente con Hermelindo Santiago Ballinas. Al final este fue su verdugo. El mismo que en tajos le arrebató sus sueños y hundió en la desgracia y el desconsuelo a los amigos y familiares de la joven.

            Ruby y Hermelindo iniciaron un tórrido romance que los llevó al altar. Fruto de esa relación nació Ruby Akemi. En el transcurso de los años el vínculo entre ambos fue fracturándose por los celos de él, su acoso psicológico y la persecución emocional que desató sobre ella.

            Los días de Ruby se tornaron grises. Su sonrisa poco a poco se iba desdibujando de su tierna cara. La tristeza era inocultable. Antónimo de la felicidad, la tristeza deviene de las circunstancias dolorosas y cuyo corolario, no siempre, resulta funesto. Desgraciadamente así fue para Ruby.

            Hija del doctor José Luis Rojas Calderón y de la maestra Aracely KomukaiGang, un matrimonio ejemplar en Escuintla,  Ruby decidió separarse de Hermelindo cuando ya no pudo más. Estaba atrapada en un infierno de desconfianzas estúpidas que, resumidamente, fueron el tiro de gracia a su existencia. A partir del  apartamiento, Hermelindo cambió su actitud: fue más violenta y amenazadora y ya no dejaba que Ruby cumpliera con sus funciones laborales ni profesionales.  La asechanza hacia ella se volvió insoportable.

            Junto con su hija Ruby se mudó a la casa de sus padres, en la avenida Álvaro Obregón número 30 de Escuintla. Hasta ahí llegó Hermelindo ese trágico 18 para asesinarla a sangre fría y ante la mirada atónita de la hija que procrearon.

            Ingeniero en sistemas computacionales, entonces de 32 años de edad, originario de Villaflores y conocido por su carácter rupestre, fanfarrón en potencia, Hermelindo entró bruscamente al domicilio justo en los momentos en que Ruby preparaba a su hija para mandarla a la escuela. Otros integrantes del clan estaban en la parte alta. Primero intentó ahorcarla con un mecate. Sus ojos brillaban endemoniados por la furia. Iba como poseído por Belcebú.  No logró sus propósitos porque los gritos de Ruby alertaron a la familia y éstos lo impidieron.

            Sin embargo –hasta ahora no saben cómo ni de dónde-, Hermelindo (vástago de Satanás, dicen en Escuintla) se hizo de pronto de descomunal y filoso cuchillo y con él infligió al menos 16 estocadas para despojar de su vida a la frágil Ruby cuyo cadáver quedó tendido en el patio de la casa en medio de un escalofriante charco de sangre. Nadie pudo hacer nada para evitar el horrendo homicidio que conmocionó no sólo a los escuintlecos ni a los chiapanecos, sino a los mexicanos en general.

            Los informes revelan que el criminal abordó un vehículo Volkswagen color rojo y huyó con rumbo a Mapastepec.  No fue un hecho súbito. La ciencia forense seguramente revelará que Hermelindo ya tenía planeado el asesinato de Ruby y que podría haber uno o más cómplices. El desbarajuste, los llantos, el caos producto de esa desalmada acción, resultaron clave en la fuga del demente asesino.

JUSTICIA, EL CLAMOR

            Han pasado 5 años y hasta ahora nada se sabedel paradero de Hermelindo. Desde entonces el expediente 240/11 radicado en el Juzgado II en materia penal de Tapachula permanece engavetado en los cajones de la impunidad. No camina. A los juzgadores y empleados responsables de administrar justicia no les interesa.

Dese entonces la familia de Ruby también libra una batalla vehemente  con una sola exigencia: Justicia. No desmayan porque, afirman, ni Ruby ni ninguna otra mujer merece morir en esas circunstancias. Aun en el sufrimiento, el recuerdo de Ruby los anima a seguir adelante.

            La madre de Ruby dice que le han llegado rumores de que el asesino de su amada hija anda en Villaflores, de donde es originario. Otros creen que está en el norte del país. La opinión pública juzga que quizá en aquellos tiempos (2011) Hermelindo pudo burlar la acción de la ley porque el gobierno era el principal promotor de la corrupción y de la impunidad. Los gobernantes, lejos de servir al pueblo como marca la Constitución, estaban más preocupados por la rapiña pues el sexenio llegaba al ocaso. Esa corrupción fue un severo dique para la justicia y permitió que los criminales como  Hermelindo se salieran con la suya.

            Hoy la familia de Ruby cambió de estrategia: ya no va a mendigar justicia a empleados del Tribunal Superior de Justicia en donde, para variar,  les hacen caras largas. Emprendieron una intensa campaña en las redes sociales luego de observar los resultados en el caso de Viridiana Castillejos, una joven mujer, madre soltera de Tapachula, que casi pierde la vida a manos de un psicópata de nombre Fred Muñoz Natarén y quien fue detenido cuando se escondía en un centro de rehabilitación para enfermos alcohólicos, en Querétaro.

               Los padres y hermanas de Ruby (Saori, Alejandra y Daniela) crearon una cuenta de Facebook que ya tiene más de 2 mil 227 seguidores que se encargan de compartir la información que sube la familia. En el muro se han colgado las fotografías del asesino y una fotografía de Ruby en la que sonríe desenfadadamente sin imaginar su sombría partida. El caso igualmente ha sido retomado por tuiteros quienes con el hashtag#justiciaparaRuby se han sumado a la exigencia de justicia pidiendo a las autoridades policiales atrapar al asesino.

            La popular conductora Laura Bozo ventiló el caso en su programa que se transmitía todos los días en Televisa.

            “En Chiapas prevalece el Estado de Derecho y sabemos que las mujeres y los niños son las prioridades de este gobierno. Por eso confiamos en que pronto se hará justicia para Ruby y su asesino irá tras las rejas”, dice conmovida y sollozando la maestra KomukaiGang.

OTROS TIEMPOS…

            De 2006 a 2012 fue un sexenio particularmente fatal para las mujeres. Por ejemplo: sólo de enero a diciembre de 2012 en Chiapas se cometieron 85 feminicidios. 17 fueron en Tapachula, 9 en Tuxtla Gutiérrez, 7 en Comitán, 5 en San Cristóbal de las Casas, 3 en Huixtla, 3 en Trinataria y los demás en diversas partes de la entidad.

 

            Al igual que el de Ruby Akemy hubo muchos otros que llenaron de dolor, impotencia e indignación a los chiapanecos. A pesar que desde el gobierno se festinaba un presunto empoderamiento de la mujer que no pasaba de los discursos demagógicos oficiales, nunca antes las mujeres habían sufrido tanta indefensión.

Deja un comentario

Primera Edicion Chiapas no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Primera Edicion Chiapas se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

volver arriba
Info for bonus Review bet365 here.